Reír es tan bueno como meditar.


A través de un estudio realizado por el doctor Lee Berk y sus colaboradores y presentado en EB 2014, reveló que la risa es tan buena para el cerebro (de personas de cualquier edad) como la meditación, de cuyos beneficios ya son bien conocidos.  

“La risa provoca en el cerebro ondas similares a las asociadas con la meditación”, señaló la investigación. En este otro estudio participaron 31 personas cuyas ondas cerebrales fueron registradas mientras veían vídeos humorísticos, espirituales o angustiantes.   

Mientras los voluntarios veían los primeros, sus cerebros presentaron altos niveles de ondas gamma, las mismas que se producen durante la meditación.   

Durante los videos espirituales, en cambio, los cerebros de los participantes mostraron niveles más altos de ondas cerebrales alfa, similares a las que se producen cuando estamos en reposo; mientras que durante los videos perturbadores generaban ondas cerebrales planas como las que produce el cerebro cuando no queremos estar en una situación determinada.                                          

"Lo que hemos encontrado en esta investigación es que el humor asociado con la risa alegre propicia oscilaciones gamma de gran amplitud en el cerebro. Las ondas gamma constituyen la única frecuencia que se encuentra en todas las partes del cerebro. Esto significa que el humor involucra la totalidad de este órgano, de manera similar a como lo hace la meditación”, explica Berk. Según él, de este modo, con la risa “es como un entrenamiento para el cerebro” y permite pensar con mayor claridad y tener pensamientos más integradores.

  • Comparte en
Ultima modificación: 03-01-17  a las  17:14