5 Hábitos clave para tener una actitud positiva

 La actitud mental positiva tanto en el trabajo como en la vida general es tener una disposición optimista, la cual atrae cambios positivos y hace que consigas mayores logros.

Si tienes una mente positiva, buscarás las formas de obtener resultados positivos en tu vida, aunque tengas circunstancias que no sean del todo favorecedoras.

La mentalidad positiva es un hábito y una manera de hacer. Todo lo opuesto al negativismo, desesperanza, derrota o conformismo. Se trata de tener pensamientos positivos de forma frecuente. 

¿Y esto funciona o es solo es para gente ilusa?

En realidad, si funciona; la investigación ha demostrado que puedes modificar tus actitudes y percepciones para mejorar tu vida a través del entrenamiento en inteligencia emocional y pensando en positivo.

Una actitud mental positiva es el punto de partida de todas las riquezas, ya sean riquezas de carácter material o riquezas intangibles. -Napoleón Hill. 

1-Elige a personas positivas

Siempre va a haber personas negativas y es normal ser negativo de vez en cuando. 

Sin embargo, si puedes elegir, intenta juntarte con personas positivas. Ellas influirán en ti, te enseñarán cosas nuevas, harán que tu vida sea de una manera u otra.

La visión del mundo de una persona positiva influirá en la tuya. Cuando estas con alguien que solo ve posibilidades, tú también verás esas posibilidades y no límites. Sin embargo, será elección tuya aprovecharlas o no.

Puedes ver las personas positivas o ambiciosas como una llama que enciende a otras llamas. Si prende una mecha que tiene una tendencia positiva, la llama se propagará.

Sin embargo, si enciende una mecha mojada con tendencia de por si negativa, la llama ni siquiera se encenderá.

En definitiva, no solo por estar junto a gente positiva tendrás una vida mejor. También tendrás que poner de tu parte.

2-Aprende a tener el foco positivo

Imagina que hay dos tipos de personas:

-Las que llevan un foco que alumbra con una luz negra o negativa.

-Las que llevan un foco que alumbra con una luz brillante o positiva.

Las que llevan la luz negra solo se enfocarán en lo negativo del mundo, aunque haya muchas cosas positivas.

Las que llevan la luz brillante solo se enfocarán en lo positivo, aunque haya muchas cosas negativas.

Vayas a donde vayas, intenta enfocarte en lo positivo y aprovecharlo para tu bien y para el de los demás.

Los problemas existen y creo que existe una actitud para combatirlos que te explicaré más adelante.

3-Cuestiona las opiniones negativas

Es muy fácil meterte en una conversación con alguien que tiene una opinión negativa de una situación y dejarte llevar, sin cuestionarte si existe otra visión de la situación.

Por ejemplo:

-Pepa: qué mal está el país, toda va a peor.

-María (contagiada por la actitud): es cierto, toda va bastante mal.

Las actitudes se contagian y sin estar un poco alerta es fácil caer en las actitudes negativas de los demás.

Cuando percibas en otros o en ti mismo una mala actitud o una visión negativa del mundo, pregúntate si existe otra visión más positiva. Siempre la hay.

4-Piensa en soluciones y actúa

Encontrarse con los problemas y quejarse es un hábito.

Encontrarse con los problemas y buscar la forma de solucionarlos es otro.

La segunda opción es la que elegiría una persona con una buena actitud. Requiere más gasto de energía, aunque tendrá infinitamente mejores resultados en tu vida.

Esta es la ecuación:

Problema -> Pensar en solución -> Actuar para resolver el problema.

Si el problema se puede resolver ¿para qué preocuparte? Si no se puede resolver, ¿para qué preocuparte?

5-Comienza a pensar en grande

Hace poco me llamó la atención la opinión de un psicólogo clínico americano (Robert A. Glove): “si alguien lo ha hecho tú también lo puedes hacer “.

¿Y si comienzas a pensar que se pueden conseguir grandes metas? ¿Tan grandes como inventar grandes soluciones para la humanidad?

Si el 50% de las personas de todo el mundo pensase así, estoy seguro de que el avance tecnológico y humano estaría a años luz de la actualidad.

Soy consciente de que es difícil pensar tan en grande, aunque puedes pensar más a nivel cotidiano: te animo a creer que puedes conseguir eso que tanto quieres.

Si te esfuerzas, perseveras y llevas un plan adecuado, lo conseguirás. A partir de ahí, podrás pensar un poco más “en grande”.

  • Comparte en
Ultima modificación: 23-12-16  a las  12:53