La risa ayuda a regular el colesterol.



Diversos estudios afirman que tener una actitud positiva frente a la vida ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Hay evidencias científicas que corroboran los efectos beneficiosos de la risa sobre la circulación sanguinea, disminuyendo la presión arterial y reduciendo la formación de placas de colesterol.
 

El aumento de colesterol en la sangre puede generar depósitos que se acumulan en las paredes de las arterias, causando un estrechamiento de las mismas en un proceso llamado arterioesclerosis, causante de la mayoría de las enfermedades cardiovasculares. 

El ritmo y los problemas de la vida actual, añadidos a lo efectos de la crisis económica y a las situaciones personales o familiares desfavorables suelen bajar el estado de ánimo de las personas y por ende su capacidad inmunológica y sus ganas de reír. Por este motivo, la Fundación Española del Corazón (FEC) nos recuerda la importancia de la risa y la buena actitud ante la vida, para que nos ayuden a prevenir este tipo de dolencias. 

¿De qué forma lo hace? La risa, al igual que el llanto, es un acto involuntario cuyo funcionamiento reside en la respiración, ya que se produce a través interrupciones de la exhalación del aliento. Este proceso activa tanto el sistema respiratorio, como el neurológico y el cardiovascular. Al reír, el endotelio (la capa interior de los vasos sanguíneos) se relaja, mejorando así la circulación de la sangre y disminuyendo la presión arterial. 

Y si lo anterior no fuera suficiente, la risa también ayuda a aumentar el HDL (colesterol bueno) y reduce, además, el nivel de hormonas asociadas al estrés (cortisol) y aumenta el nivel de óxido nítrico, una sustancia que mejora la circulación, reduce la inflamación de los vasos sanguíneos y previene la formación de placas de colesterol. 

Un estudio, realizado por la Unidad de Cardiología Preventiva del Centro Médico de la Universidad de Maryland, demuestra que las personas que han sufrido un infarto agudo de miocardio ríen hasta un 40 por ciento menos que las personas que no han padecido de este tipo de enfermedades. 

En otra investigación del mismo centro, se comprobó que en las personas que fueron sometidas a películas estresantes, las arterias se contraen dificultando el aporte sanguíneo y aumentando el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, mientras que quienes vieron filmes de humor, éstas se dilatan mejorando así la circulación de la sangre. 

Con todo ello le recomendamos reír tanto como pueda cada día. Cualquier excusa es buena i si no lo consigue, practique la Risoterapia, verá como en poco tiempo su corazón se lo agradece.

  • Comparte en
Ultima modificación: 30-11-16  a las  13:29