Los beneficios de la risoterapia en la enfermedad de Alzheimer.



La Enfermedad de Alzheimer (E.A.), con su rápida progresión en el aumento de pacientes, se ha convertido en uno de esos problemas sociales que, antes o después, acaba resultándonos cercano en forma de un familiar o un amigo que se ve atrapado por ella. 

Y es que una de las cosas más importantes es que el cuidador de un enfermo se cuide. Y de cómo puede ayudarle en esta tarea la “risoterapia”. Los enormes beneficios de la risa sobre la salud física y el bienestar emocional que podemos experimentar al participar en un taller de risoterapia son extraordinarias y cómo podemos disfrutar dejándonos llevar por juegos y ejercicios encaminados a hacernos brotar y liberar nuestra risa. 

La risa, que nace con nosotros y es tan frecuente en los niños, se nos va escondiendo a medida que nos convertimos en adultos responsables. Que decir cuando en nuestra vida entra la circunstancia de tener un familiar con Alzheimer. Los problemas de cualquier índole vital parecen ser el abono perfecto para hacernos olvidar lo importante de saber reírnos y hacerlo a cada oportunidad que se nos presente. 

Por el bien de cuidador y cuidado hay que recordar como reírnos, como dejar que el baile los abrazos o los aspavientos nos relajen; como compartir unas cosquillas, un masaje o unas caricias, puede rebajar el estrés y distraer la ansiedad. Del equilibrio de este depende, en buena medida, el equilibrio del enfermo. La conclusión fue clara: ¡¡riase!!, riase tanto como pueda, a carcajadas, dejando que sus benéficos efectos relajen su cuerpo y su mente. 

Y yo les aseguro que si practican a menudo lograrán salir de cada taller con mucho mejor humor y más ánimo.

  • Comparte en
Ultima modificación: 15-11-16  a las  13:36