La risa: una manera divertida de respirar

La risa es una manera divertida de respirar profundamente, de llenar nuestro cuerpo con oxígeno y por ende de vida.

Al igual que el llanto, es un acto involuntario para la mayoría de las personas. Su mecanismo de funcionamiento reside en la respiración, y se produce mediante interrupciones de la exhalación del aliento. Este proceso activa, además del sistema respiratorio, otros sistemas de nuestro organismo como son el neurológico y el cardiovascular.

“Reír por un minuto es igual que hacer ejercicios físicos por 10 minutos y resulta un aporte muy importante de oxígeno en el cuerpo y en el cerebro”,

Las carcajadas hacen que los pulmones incrementan su capacidad renovando el aire residual aportando mucho más oxígeno a nuestra sangre y nuestro organismo produce las llamadas hormonas de la felicidad generando sensación de relax y sosiego. Con lo cual la risa unida a la respiración consciente nos aporta relajación en todo nuestro cuerpo.

Al reír conseguimos que entre el doble de aire en los pulmones, mejorando la capacidad respiratoria gracias al diafragma, que es el encargado de movilizar y limpiar los pulmones, y como consecuencia nuestro cuerpo recibe más oxígeno.

Entre carcajada y carcajada, recibimos más del doble del oxígeno que respiramos en situación de reposo. El esfuerzo que hacen nuestros músculos precisan de mayores niveles de oxígeno en sangre. Si conoces a alguien que tiene ataques de risa, habrás notado que puede llegar un momento en que se note algo asfixiada. Esto puede deberse a que sus músculos están ejercitándose mucho, o bien a que ha inhalado demasiado oxígeno, produciendo el mismo síntoma de ahogo.

Al oxigenarse más la piel queda desmentida la idea de que la risa produce arrugas en la cara,  ya que la oxigenación celular borra las ojeras y el aspecto de cansancio en el  rostro.
  • Comparte en
Ultima modificación: 12-08-16  a las  19:05