¿De qué se ríen en la Kutxa? 15-10-07 Expansión y Empleo.com

 

15-10-07  Expansión y Empleo.com
La risa hace amigos y, además, es una herramienta muy útil para fomentar el trabajo en equipo. Los directivos de la Kutxa han vivido esta experiencia en una jornada formativa. Durante una hora los profesionales se quitaron la coraza laboral y se miraron a los ojos, hicieron muecas, bailaron en pareja a ciegas y... hasta fingieron convertirse en mosquitos.

 
 Montse Mateos / Madrid.   (ver articulo en Expansión)
"Cada vez que una persona ríe de verdad, añade dos días de vida a su existencia". Si seguimos al pie de la letra esta afirmación del escritor italiano Curzio Malaparte, Caja Guipúzcoa (Kutxa) ha contribuido a prolongar un poco más la vida de los 160 ejecutivos que se rieron a carcajadas en el taller de risoterapia, uno de los cuatro que incluyó su jornada de formación para directivos.
Durante una hora los profesionales se quitaron la coraza laboral y se miraron a los ojos, hicieron muecas, bailaron en pareja a ciegas y... hasta fingieron convertirse en mosquitos. "Cuando la gente se divierte rompe con la resistencia que le impone desempeñar un puesto de responsabilidad, juegan con la vergüenza y aumenta su capacidad de deshinibición", explica Enric Castellví, socio fundador de Diverrisa.com que dirigió este taller en el que participaron directivas y directivos de la entidad vasca.
Romper barreras con la risa
Asegura Castellví que, aunque desde fuera parece más difícil trabajar con personas de ese nivel, nada más lejos de la realidad: "Se implicaron desde el primer momento, y es que un líder que carece de sentido del humor no sintoniza con las personas y, por tanto, tiene una laguna importante en su capacidad de liderazgo". Entre los beneficios de la risoterapia, Castellví destaca que potencia el trabajo en equipo, contribuye a la resolución de conflictos y mejora las relaciones interpersonales. Buena parte de las actividades que tienen lugar en el taller utilizan técnicas teatrales que ayudan a romper el hielo al principio de la dinámica.
Por otra parte, reconoce que aunque en general los participantes en estos talleres no oponen resistencia, "las mujeres son más receptivas, sienten menos vergüenza que sus compañeros y se sueltan mejor en aquellas dinámicas que requieren el contacto físico".
La voz de la experiencia
Carlos Ruiz, director de recursos humanos de Kutxa, explica su experiencia en el taller: "Esta formación permite romper las barreras de la relación formal, ayuda a descubrir tu personalidad, a dejar el traje y la corbata, y mostrar nuestro lado más humano". Añade que, "me lo he pasado bien con personas que no tengo la oportunidad de un contactar cara a cara. Esta actividad me ha servido para romper las barreras de una relación formal. No es sólo un taller de risa, son actividades que dejan al descubierto tu verdadero yo".
Susana Quintana, directora de implantación de Asturias de Kutxa, también descubrió a través de las dinámicas de equipo cómo se potenciaba la complicidad para conseguir un objetivo, y experimentó una sensación similar a la de Ruiz: "Destapé el niño que todos llevamos dentro y un punto de comunicación apenas verbal entre compañeros, muchos de ellos desconocidos hasta entonces".
Una de las actividades que destaca Quintana como ejemplo para potenciar el trabajo en equipo es la de transportar un globo al unísono. "Aprendes a olvidar la vergüenza y el ridículo y te centras en el objetivo que tienes en común. La risa es un sentimiento de felicidad que une".
 
  • Comparte en
Ultima modificación: 29-04-13  a las  19:45