Cómo distinguir entre empleadores buenos y malos en la búsqueda de empleo

 

PETER FISKE 26/02/99

Imagínese el trabajo de sus sueños: unos grandes compañeros, un salario excelente y retos y libertad sin límites. Levantarse cada mañana con ansias de ponerse manos a la obra, y acostarse embargado con un sentimiento de profunda satisfacción... ¿No le encantaría tener un empleo como éste?

 

Sé lo que va a decir: ¡soy científico! ¡Cualquier trabajo sería una bendición!

La sobreabundancia de licenciados con título de Doctor en busca de empleo remunerado en el ámbito de las ciencias ha conducido a muchos científicos a ignorar sus objetivos laborales más nobles y a conformarse con una estrategia de simple supervivencia. Realizar un post-doctorado, cualquier post-doctorado; conseguir un trabajo, cualquier trabajo.

Antes de que sucumba a estos pensamientos desesperados, dese cuenta de lo siguiente: ese trabajo perfecto está ahí fuera, en alguna parte, esperándole. Puede que no lo encuentre en su primera expedición, pero eso no quiere decir que nunca se vaya a topar con él. No obstante, sus posibilidades de encontrar el trabajo perfecto serán prácticamente nulas si no adopta una estrategia a largo plazo en su desarrollo profesional y su búsqueda de empleo. Hay modos de ir aterrizando en ese empleo ideal si se prepara adecuadamente y sabe cómo buscar.

¿Cuál es su pasión?

Quizás la parte más importante del proceso integral de búsqueda del trabajo perfecto comience por saber quién es uno y con qué se disfruta más. El proceso de destilación de esta información se denomina auto-evaluación. En artículos anteriores, hemos hablado de distintos métodos para ir identificando habilidades, intereses y valores, pero a menudo la gente no se detiene en esta fase de exploración hasta que no está, de lleno, en pleno proceso de búsqueda de empleo.

La auto-evaluación es mucho más que simplemente averiguar lo que le gusta hacer. También implica múltiples asuntos relacionados con sus intereses, sus valores y su estilo de vida preferido. Algo está claro: no todos los científicos en posesión de un doctorado o un título de Máster tienen las mismas prioridades. Algunas personas disfrutan en el laboratorio y están dispuestas a renunciar a un salario alto y a un gran despacho a cambio de libertad intelectual. Otras odian pasar el día solas, dale que te dale con sus experimentos, y prefieren proyectos en equipo. Otras tienen consideraciones familiares importantes, y no están por la labor de dejarlas a un lado para obtener la titularidad. Todos buscamos satisfacer objetivos diferentes a través de nuestras carreras profesionales. Y no lo olvide: si no le gusta lo que está haciendo para ganarse la vida, probablemente tampoco sea muy bueno en ello.

En busca de un EDE o de un LTD

La otra cara de la plenitud profesional consiste en encontrar un buen lugar de trabajo. De nada sirve tener el empleo ideal si sus compañeros de trabajo y su jefe son inaguantables. La mayoría de los buscadores de empleo (entre los que incluimos a los científicos) piensan que es imposible calibrar el peso de estos dos factores hasta que no se acepta el trabajo en cuestión. Esto no es cierto: existen muchas maneras de averiguar si congeniará con su futuro entorno de trabajo. Esté al acecho de un EDE o un LTD.

Un EDE (Empleador de Elección) es una organización ampliamente reconocida como "buena empleadora": una empresa que atrae a los mejores solicitantes, a aquellos que tienen donde elegir. Un EDE es un gran lugar en el que trabajar porque en él tendrá, con toda probabilidad, compañeros de trabajo del más alto calibre, y es de ellos de quien más aprenderá. Además, tener un EDE en su CV es sinónimo de "marquetabilidad" futura. ¿Cómo se encuentran los EDE? Pregunte a su alrededor. ¿Qué instituciones tienen las mejores reputaciones? ¿En qué empresas trabajaron los mejores? Si algo no les cuesta a los científicos, es precisamente compartir sus opiniones sobre qué instituciones y empresas son preferibles a otras.

Un LTD (Lugar de Trabajo Divertido) es, tal y como sugiere el acrónimo, una organización con un entorno y estilo de vida que resulta divertido para los empleados. El trabajo es atractivo, los empleados simpáticos y disfrutan con lo que hacen, y los jefes saben cómo crear un ambiente productivo y agradable. A menudo, el LTD está relacionado con un trabajo interesante, es una organización joven y cuenta con trabajadores comprometidos. Todas las empresas se venderán como LTD. Averiguar cuáles están diciendo la verdad exige un poco de investigación por su parte.

Misión: estudiar la empresa

Averiguar cómo es una empresa en realidad requiere cierto análisis. Es importante conocer algunos datos antes de empezar a hacerse preguntas. La página web de la empresa es de enorme ayuda. Además de señalar la razón de ser de la empresa, sus dimensiones y sus perspectivas de crecimiento, algunas empresas también publican los textos de discursos y comunicados de prensa de sus directivos, además de los informes anuales. Estos documentos pueden proporcionar mucha información valiosa acerca del ambiente que puede haber en la empresa, sus áreas de crecimiento y su dirección futura.

Las entrevistas informativas constituyen un modo excelente de obtener información interna acerca de una empresa, ver el entorno de trabajo de primera mano y conocer a algunos de sus trabajadores. Se le puede sacar mucho jugo a una empresa, en una sola visita, simplemente hablando con un par de personas y observando cómo trabajan. ¿Es el entorno de trabajo agradable? ¿Los trabajadores parecen estresados, corriendo de un lado a otro? ¿Están demasiado ocupados como para permitirse hablar? Todos estos puntos son indicadores del entorno.

La otra fuente de "información desde dentro" que puede ser incluso más certera, la constituyen las personas que conozca dentro de la empresa en cuestión. En muchos casos, se dará el caso de que no conocerá a nadie directamente. Las personas con las que hable cuando vaya a la empresa pueden darle muchos datos interesantes acerca de cómo es la empresa EN REALIDAD . Sus anécdotas, así como las que queden plasmadas en los folletos informativos de la empresa, le pueden proporcionar una ventana a la organización. ¿Qué personas se identifican como los "héroes" de la empresa? ¿Qué hicieron para ser reconocidas de ese modo? ¿Cuáles son los elementos comunes para el éxito en la empresa? Si hilvana todos estos datos, obtendrá una rica panorámica de la empresa como lugar de trabajo.

Dos últimos elementos a tener en cuenta: el trabajo potencial y el jefe potencial

Incluso en un EDE o en LTD, algunos trabajos son mejores que otros. El empleo específico es, por supuesto, una consideración principal. No obstante, otra consideración igualmente importante a tener en cuenta es el director, investigador principal o jefe de equipo.

Una jefa exitosa de una empresa de alta tecnología me dio, en una ocasión, un consejo sorprendente, para guiarme en una búsqueda de empleo: "Si está solicitando un trabajo para el que está plenamente cualificado, ¡está solicitando el empleo inadecuado!". Lo que quería decir con esto es que las mejores oportunidades laborales son aquellas que le exigen que se estire y aprenda cosas nuevas. Además, los mejores jefes tienden a ser aquellos que contratan a personas inteligentes y motivadas, más que a personas que simplemente poseen todas las habilidades requeridas.

A partir de las descripciones de los puestos, a menudo es difícil deducir cuáles le otorgarán oportunidades de aprender mucho. Los trabajos con proyectos fijos que implican poca interacción con otros empleados de la organización pueden no darle todas las oportunidades de aprendizaje que generalmente generan los nuevos puestos en organizaciones en extensión. Incluso en las empresas establecidas, debe siempre hacer lo posible por buscar el germen del crecimiento. A menudo, será el empleado el que tendrá la capacidad de crear oportunidades, tanto como los jefes. Es posible convertir un trabajo "decente" en uno genial si la empresa le concede cierta flexibilidad para definir el trabajo usted mismo.

La otra consideración importante es su jefe. Quizás el elemento del universo que más se resiste a ser encontrado es el JEFE EXCEPCIONAL. Trabajar para un líder natural que disfruta enseñando a los demás y que está comprometido con el éxito es un deleite. Lamentablemente, estas personas no son sólo escasísimas sino que tienden a cambiar y a avanzar rápidamente. No obstante, estas personas sí que existen y están ahí afuera, y sólo tiene que hablar con unos cuantos de sus empleados para averiguar quiénes son.

Ingredientes del trabajo del infierno

Del mismo modo que existen trabajos perfectos para usted, hay otros que, por el contrario, le serían absolutamente inadecuados. Aunque esto depende, en gran medida, de quién es usted, también depende del trabajo en cuestión, del jefe y de la organización. A continuación, mi lista con los cinco ingredientes del trabajo perfectamente infernal:

Mala gestión: las personas sin visión, con habilidades comunicativas pobres y de organización, y falta de entusiasmo por la misión de la empresa, son sorprendentemente abundantes. Averigüe quiénes son... ¡y evítelas!

Burocracia: esté al acecho de las empresas aplastadas por los procesos. A menudo, la ausencia de la motivación de los beneficios puede llevar a muchas empresas a enfrascarse en los trámites administrativos, hasta el punto en que resulta difícil lograr hasta la tarea más sencilla.

Compañeros de trabajo mediocres: al igual que en la facultad, aprenderá más de sus compañeros que de nadie más. Si visita una organización y sale con la sensación de que sería la persona más inteligente trabajando allí, ¡tenga cuidado!

Pocos recursos: incluso la mano de obra más dedicada y motivada fracasará, antes o después, si carece de los recursos necesarios para efectuar el trabajo encomendado. Los presupuestos justos, la financiación inestable y los equipos de segunda categoría sólo traen problemas.

Estrés: los cuatro factores señalados pueden conspirar para crear un entorno de trabajo realmente estresante. Un poco de estrés no es mal, especialmente si es por una buena causa; pero el estrés constante no le viene bien a nadie, y es un síntoma de que la salud subyacente de la organización pudiese estar en una situación de riesgo. 

  • Comparte en
Ultima modificación: 28-04-13  a las  13:03