Los ejecutivos vuelven a los divanes de los psicólogos

 

Los problemas se amontonan en los despachos mientras crecen las visitas por estrés y depresión.

Marta Matute / Bloomberg / MADRID (21-07-2008)

Los vaivenes económicos han puesto en jaque la salud mental de los ejecutivos y financieros de medio mundo. Sobre todo allí donde la crisis azota con más fuerza: Europa y Estados Unidos. En Nueva York, cuenta el psiquiatra Luis Rojas Marcos, los profesionales de Wall Street se refugian, hoy más que nunca, en la consulta del psiquiatra (600 euros la sesión); y a pocos kilómetros de Londres, en el elitista centro de salud mental Causeway Retread (12.600 euros, la semana) la dirección ha colgado el cartel de completo en sus quince habitaciones. 'En los últimos meses hemos atendido a muchos ejecutivos de empresa, intermediarios y empresarios ricos', dice el director general, Brendan Quinn. 'Quieren tratamiento, pero piden que sea discreto'.

España no podía ser una excepción. Eso sí, aquí al terapeuta se le llama coach y a la consulta, sesión de entrenamiento (entre 400 y 1.000 euros). 'El coach se ha convertido en el sustituto del psiquiatra. Muchos mandos no sabían hasta ahora lo que era una crisis', recuerda Javier Cantera, socio director de Human Coaching. 'En los últimos seis meses se han disparado los one to one entre los consejeros delegados, sobre todo, de compañías energéticas y automovilísticas', desvela. César Fernández, director asociado de Norman Broadbent, acaba de finalizar tres cursos de control del estrés con los directivos de Importaco (frutos secos), la multinacional Reckitt Benckiser y el bufete de abogados Cuatrecasas. Esta consultora utiliza la técnica del Aikido, un arte marcial japonés que busca la armonía en situaciones de conflicto. 'La tensión dispara el insomnio y los errores en la toma de decisiones, por eso es conveniente recurrir al pensamiento ingenuo que practica el coaching', opina Lluis Casado, socio de Mediterráneo Consultores.

La salud mental es una preocupación creciente en Gran Bretaña, ya que a la crisis del crédito se suma el estrés de la City. Las empresas especializadas anuncian el despido de 40.000 profesionales en los próximos tres años y en los últimos tres meses el número de ejecutivos que buscaron ayuda por depresión y ansiedad aumentó un 47 % con respecto al año anterior, según British United Provident Association Ltd., la mayor aseguradora privada de salud. 'Estoy recibiendo tres veces más casos que hace un año, especialmente del sector empresarial'', dice Bennedict Cannon, psicoterapeuta de Londres. 'Este ha sido el verano más atareado que he tenido en 10 años''.

En Nueva York los ejecutivos llegan a la consulta preocupados porque ayer discutieron violentamente con su esposa, o necesitan somníferos para conciliar el sueño, 'pero, en realidad, su problema es de otra naturaleza: el hedge fund que gestionan pierde miles de dólares desde hace un año', relata el doctor Luis Rojas Marcos.

'El sentido de futuro es muy importante para el ser humano y cuando hay crisis se socava ese sentimiento: surge el estrés, la ansiedad y la depresión', apostilla este especialista.

La famosa filantropía americana también hace aguas, y todo por culpa del miedo. La anécdota la cuenta Rojas Marcos. 'Hace cuatro días, el director del famoso programa de Ayuda a los supervivientes de tortura (Universidad de Nueva York) me contó que tenía que buscar nuevas vías de financiación porque las donaciones habituales (315.000 euros) este año no llegarían. En Wall Street se ha perdido mucho dinero'.

Los banqueros también lloran


Pese a los salarios de seis dígitos, los financieros británicos reconocen que no son felices. El 58% de las personas que trabajan en el sector de banca y finanzas afirma haber visto a alguien llorar como resultado del estrés en el trabajo, según un informe de Samaritans, una línea confidencial de ayuda (en Gran Bretaña e Irlanda), que atiende más de 13.000 llamadas al día.

El sector fue recientemente clasificado en último lugar en el índice de felicidad City & Guilds, basado en un sondeo a 2.000 personas de 20 profesiones.

El estrés rebaja la productividad y la ansiedad dispara la agresividad y el miedo. 'Las técnicas de control emocional -pensamiento positivo, respiración pausada, visualización de experiencias agradables- resultan sobre el papel muy manidas, pero la realidad es otra. En la práctica, son pocos los mandos que saben utilizarlas y hacer frente a las situaciones conflictivas sin pagarlo con sus subordinados', afirma César Fernández, socio de Norman Broadbent.

Javier Cantera, socio director de Human Coaching, da tres consejos para paliar los efectos secundarios de un desplome financiero, un despido en cadena o una caída brusca de los beneficios: uno, llorar la crisis; dos, analizar con frialdad la situación económica de la empresa; y por último, recordar el lema favorito de Leonardo da Vinci: L'ostinato rigore. Es decir, pasado el duelo, mirar al frente y aplicar con obstinación las medidas necesarias para superar los problemas.

Consejos

• Obtener información fidedigna. Los psiquiatras aconsejan fiarse sólo de las informaciones veraces. También recomiendan contrastar cualquier noticia que se publique sobre la situación económica mundial y desde luego evitar engordar los rumores.

• Diversificar intereses. No se trata de buscar nuevas fuentes de financiación, sino de ampliar las ocupaciones. La familia, el deporte, la lectura, el bricolaje, la jardinería... Está comprobado que todas éstas disminuyen la ansiedad.

• Fomentar actividades que den seguridad. Para unos será el deporte, para otros la vida espiritual. Pero es fundamental buscar algún refugio y pensar sólo en el corto plazo.

Fuente; Cinco Dias.com

 
  • Comparte en
Ultima modificación: 28-04-13  a las  12:34