COMPARTIR EL HUMOR EN LAS PRESENTACIONES

 

Por: Enric Castellvi   www.diverrisa.es

La relación ideal entre un ponente y su audiencia tiene la base en la capacidad para dinamizar adecuadamente lo que ocurre en una conferencia, incluyendo el respeto, la confianza, empatía mutua, el amor y el sentido compartido de la relación. No hay mayor recurso para fomentar estas cualidades que el uso adecuado del humor sano 
 
Sin embargo, la experiencia enseña que compartir el humor puede ser en cierto modo atrevido y arriesgado. El humor desde la posición del ponente requiere de una preparación cuidadosa y la sincronización con el público. Si  no tiene la capacidad de evocar la sensación agradable de la diversión puede tener un efecto nocivo, produciendo tensión, desconcierto y malestar.La mayoría de los efectos negativos del humor pueden ser evitados si, como ponente, usted está dispuesto a considerar algunas pautas importantes.

Humor Sano 
Primero, hay una distinción útil que se puede hacer entre el humor sano y humor nocivo. 
Empecemos primero por el humor nocivo: Este tiene generalmente una víctima, un chivo expiatorio. Juega casi siempre con las diferencias entre las personas, perpetuando su ignorancia y perjudicando la autoestima y el respeto a los demás. Como tal, tiene un objetivo, a menudo malévolo, de ridiculización y de desprecio. La risa producida por este tipo de humor, es probable que produzca una cierta ansiedad en las personas que puedan sentirse identificadas con esa situación, ese colectivo o esa forma de pensar.


El humor sano, por su parte, se dibuja de nuestras propias experiencias y/o frustraciones, miedos, anécdotas y triunfos comunes. Acentúa las maneras en que somos semejantes a los demás, fomenta la comprensión y la empatía. Se fundamenta en la aceptación de nuestras limitaciones, nuestras cualidades o defectos y fomenta la compasión y la ayuda.

 

En el humor sano reímos “con”, y no “de”, uno u otro. La risa producida por esta clase de humor es basada en el reconocimiento de que estamos todos en el mismo barco, que todos podemos cometer errores y no estamos aislados como a veces nos sentimos.


Recomiendo que todo ponente se esfuerce en compartir la variedad sana del humor en sus presentaciones. Por esta razón considero que el humor no debe usarse como una opción desafortunada que cree la impresión de que  es una cosa que se repartirá  como terrones del azúcar en una taza de té, sin tener en cuenta ni la cantidad ni la calidad. Si el ponente "utiliza" el humor en este sentido, muy probablemente la audiencia se sentirá relativamente amenazada y casi seguro que tendrá una respuesta de distanciamiento y rechazo.


El concepto de "compartir humor" es una herramienta muy potente para lograr las metas de un ponente en su presentación ante su audiencia. Anima la familiaridad, la cercanía, la confianza y a la intimidad de su público con él. El ponente es estos casos puede ser considerado como un ARTISTA y como tal las siglas de la palabra, nos  proporcionan una lista de siete consideraciones que pueden dirigir a un ponente lejos de los efectos traidores del humor inadecuado en los canales más seguros de la risa sana.

 

 ARTISTA


La A está parada para la ACTITUD.
 Su actitud sobre humor es el elemento más importante del éxito en compartirlo. ¿Cómo el humor está implicado en su vida? ¿Usted da la bienvenida a la risa a cada oportunidad? ¿Usted se permite regularmente la libertad de compartir su humor con las personas que están alrededor de usted? ¿Usted anima a otros a que compartan el humor con usted?


Si su actitud tiene la buena voluntad de gozar del humor, su audiencia es más probable que encaje con la risa. Si usted está por cualquier razón incómodo/a con la idea de la risa responderán más a su malestar que a su  buen humor.


La R está puesta para la RELACIÓN. Todo el humor refleja exactamente la conexión entre las personas implicadas. Por lo tanto es importante tener claro en la mente, la naturaleza de la relación que usted busca con su audiencia. ¿Será mutua, basada en el juego sincero y amable? ¿O está usted interesado en crear una jerarquía basada sobre su maestría? ¿Qué propósito tiene el humor en la realización de la relación que usted tiene en mente?


Recuerde que el humor sano "es compartido." Esto significa que usted implicará  la sinceridad personal que permitirá que la audiencia sepa cosas íntimas de usted. Por otra parte, el humor malsano puede mantener a su audiencia distante, o empujarla aún más lejos.


La  primera T está puesta para la (TRUST) “confianza”, un componente esencial de cualquier relación sana. Donde hay desconfianza, la risa no es posible. Calibre el nivel de confianza que tiene con su audiencia y permita que esto dirija sus decisiones con respecto al humor que puede utilizar. El humor compartido prematuramente, antes de que se haya establecido un mínimo de confianza, puede estar malinterpretado, como riéndose, no “con”, sino “de”. Puede aumentar las barreras y crear desconfianza y rechazo.


Una vez que se establezca la confianza, el humor no debe usarse con exceso. A este respecto, compartir humor es como cualquier otra interacción humana íntima.


El I está parado para la INCENTIVACIÓN. Cada broma juega en cierta emoción positiva. Los ponentes acertados deben "diagnosticar correctamente" la disposición emocional de su audiencia. Esto es esencial al utilizar el humor. Como el cómico Paul Reiser ha dicho, el humor es el mejor método, cuando nos ayuda a dirigir a nuestros "demonios," no dependiendo de ellos.


La icentivación práctica,  es el humor que trata correctamente la emoción verdadera de la audiencia. Ya que producirá la risa, la alegría y la desinhibición.  Inversamente, el humor que procura no hacer caso de las emociones o las evita, se puede experimentar como manipulante y resistir provocar efectos contrarios.


El S está parado para la SINCRONIZACION. Esto tiene que hacer coincidir el momento más apropiado para el humor en la presentación, así como el establecimiento del paso más eficaz de su entrega. La mayoría de los ponentes inexpertos suelen equivocar el momento para poner la nota de humor, sonando esta como poco afortunada, y sofocando así su gracia y el humor. Otro error común que se suele producir es quiere obtener demasiado deprisa el resultado. Hacen falta algunos segundos para que la audiencia capte en su totalidad la nota humorística. Dé un tiempo suficiente para que su audiencia pueda gozar de la diversión.


Una observación final sobre la sincronización es que el ponente no solo dirige cuando incluir el humor sino también cuándo pararlo. Un poco humor puede ir mucho más lejos de o que usted podría imaginar. Para la mayoría de los ponentes, el humor debe se solo el condimento, no el segundo plato. Por lo general siempre es mejor dejar a una audiencia que desee más, que no, que sufra un empacho.


El T está parado para fijar el TEMA. Todo el humor ocurre en un contexto. Tomar la época de aprender algo sobre el ambiente en el cual la audiencia "vive," si está aprendiendo algunos detalles del jefe o de la historia reciente del grupo, puede tener costes imprevistos enormes. Esto refiere a los "elementos comunes" y son el tema base para el humor sano.


Cuando su humor puede referirse a la gente y apela a temas clave de los miembros que forman su audiencia, el humor le facilitará la aceptación y la desdramatización de puntos complejos en el hecho de la oportunidad de reír. Pero usted tiene hacer una buena preparación. Si usted tiene una comprensión incompleta del tema, no bromee sobre él. Usted puede pisar inadvertidamente en tierras movedizas y hundirse hasta el cuello. 
Recuerde ante todo evaluar a su audiencia para medir la efectividad de su humor, una audiencia de niños, jamás entenderá un chiste sobre consultores.


La última A está puesta para el AMOR: El humor sano está fuertemente conectado con el amor, la compasión y la empatía. El aprecio genuino por su audiencia apela a las emociones positivas más profundas. El humor tiene la capacidad de acercar a las personas desde el plano emocional y establecer la complicidad necesaria para hacer que nuestra audiencia se sienta más cerca nunca y emparentada con la situación creada.


La complicidad es algo que se experimenta de forma intuitiva, sólo si el sentimiento de amor es verdadero, será percibido por su audiencia. Y justo en ese preciso momento, le respetarán, le escucharán y se ganará su credibilidad.

 
  • Comparte en
Ultima modificación: 28-04-13  a las  12:26