Bromas paternas sanas parecen producir hijos más estables

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los padres que recurren al sentido del humor, más que al sarcasmo, para resolver los conflictos inevitables en la adolescencia pueden criar hijos más capaces de regular sus emociones en situaciones difíciles, según los hallazgos de un nuevo estudio. “Los padres que bromean de manera sana durante situaciones tensas o de mucho estrés (…) pueden hacer que sus hijos adolescentes se sientan más cómodos y aceptados, menos ansiosos y más dispuestos a comunicarse de forma positiva'’, dijo a Reuters Health la autora principal del estudio, Elizabeth Stanley, de la Universidad estatal de Arizona.

“Tal vez los padres pueden crear y usar una forma de evaluación del grado de humor en el hogar como una manera de propiciar facultades positivas para lidiar (con situaciones) y evitar la inadaptación en sus hijos'’, agregó.

Stanley y sus colegas, bajo la dirección de Nancy Eisenberg, estudiaron a 139 adolescentes, cuyas edades oscilaban entre 11 y 16 años, y a sus padres. Cada adolescente y sus o su padre o madre participó en una tarea de resolución de conflictos. Se les presentaron escenas conflictivas de seis minutos en un vídeo.

En general, los padres que utilizaron el sentido del humor, las bromas y la alegría mediante enunciados absurdos y hechos jocosos durante el ejercicio, tenían más probabilidades de que sus hijos fueran más flexibles, competentes socialmente, más capaces de regular sus emociones y presentar menos problemas de conducta, en comparación con los adolescentes cuyos padres recurrieron al humor destructivo, como el sarcasmo y gestos maliciosos, revelaron los hallazgos.

Además, los padres que usaron un sentido del humor sano y bromista también informaron repetidamente de la mayor probabilidad de que sus hijos reaccionaran de forma similar ante situaciones adversas.

En general, el humor de los padres se asoció con la flexibilidad de carácter del adolescente y su capacidad para controlar sus emociones, según Stanley y su equipo. La flexibilidad de los adolescentes les proporciona competencia y facultades sociales.

Una explicación para la relación integral entre el sentido del humor de los padres y la competencia social del adolescente puede radicar en el hecho de que los padres que muestran un modelo de buen humor ante sus hijos, crían adolescentes más propensos al humor para lidiar con diferentes situaciones y funcionar adecuadamente en situaciones sociales, especuló Stanley. Por otro lado, podría suceder que los niños que están bien regulados son socialmente competentes y pueden controlar mejor su enojo y su agresividad en situaciones generadoras de estrés y que recurren al humor como lo hacen sus padres.

Los hallazgos del estudio fueron presentados recientemente en el noveno encuentro bianual de la Sociedad de Investigación sobre la Adolescencia en New Orleans, Louisiana.
  • Comparte en
Ultima modificación: 22-11-16  a las  10:58